Be water, my friend.

No hay un momento igual que el de ver cómo el agua se transforma, poco a poco, con el pigmento de color.

Enfrentarse a una lámina de papel en blanco y empezar a empaparla con el pincel hasta dar vida a esa idea que tienes en mente. ¡Y a veces ni eso! Es parte de la magia de las acuarelas. En cierto modo son como nosotros: impredecibles.

Aquí tienes ejemplos de algunas de mis acuarelas.

Si tienes pensado algo en concreto o te gustaría algo parecido a lo que ves, mis pinceles están siempre preparados.

ACUA

RELAS

¡Quiero una!